Map
Check-in - Check-out

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

17 Properties in Santiago de Compostela

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones
Outstanding Host

O Quinteiro, O Quinteiro I y O Quinteiro II

Santiago de Compostela

(25)

Esta propiedad consta de 3 preciosas viviendas rusticas del siglo XIX (O Quinteiro, O Quinteiro I y O Quinteiro II), tot...

Entire property
1 - 16 people
8 camas
12€ pers./noche
Outstanding Host

Casa Peón de Pardaces

Santiago de Compostela

(9)

La casa de labranza Peón de Pardaces, es una casa restaurada del s.XVII que ha mantenido su esencia arquitectónica galle...

Entire property
2 - 15 people
5 dormitorios
9 camas
26€ pers./noche
Outstanding Host

Casa Lauriña y Casa Lauriña Baixo

Santiago de Compostela

(6)

Casa Lauriña y Casa Lauriña Baixo, tienen el privilegio de tener las mejores vistas de Santiago de Compostela, de su cas...

Entire property
1 - 14 people
7 dormitorios
7 camas
14€ pers./noche
Outstanding Host

Casa Río Sarela

Santiago de Compostela

(22)

Casa Río Sarela está situada en el mismo Santiago de Compostela, a 3 Km. de la catedral. Con capacidad para 8 - 10 per...

Entire property
4 - 10 people
4 dormitorios
7 camas
24€ pers./noche
Outstanding Host

Os Vilares

Santiago de Compostela

(6)

Os Vilares es un complejo rural anterior a 1900. Consta de 2 casas restauradas y acondicionadas con un ambiente tranquil...

Integro o habitaciones
2 - 18 people
8 dormitorios
16 camas
31€ pers./noche

Casas Pontesarelas

Santiago de Compostela

(14)

La finca está dividida por dos casa totalmente independientes Casa Pontesarelas Grande y Casa Pontesarelas Pequeña, con ...

Entire property
2 - 14 people
4 dormitorios
15 camas
22€ pers./noche

Hotel Asador de Roxos Casa Albardonedo

Santiago de Compostela

(1)

Asador de Roxos se encuentra localizado en una tranquila zona residencial muy cerca de Santiago de Compostela. La casa...

Integro o habitaciones
25 people
10 dormitorios
20 camas
27€ pers./noche

Hotel Ruta Jacobea

Santiago de Compostela

Rooms
40 people
6 camas
34€ pers./noche

Casa Grande do Bachao

Santiago de Compostela

Rooms
1 - 24 people
10 dormitorios
280 camas
27€ pers./noche

Palacio del Carmen

Santiago de Compostela

Entire property
32 people
8 camas
90€ pers./noche

Casa Juancito

Santiago de Compostela

(1)
Rooms
2 - 8 people
4 dormitorios
6 camas
30€ pers./noche

San Francisco Hotel Monumento

Santiago de Compostela

Integro o habitaciones
2 people
5 camas
99€ pers./noche

Pensión Residencia San Nicolás

Santiago de Compostela

Rooms
2 people
2 camas
49€ pers./noche
Outstanding Host

Casa Do Cebro y Casa de Afora

Santiago de Compostela

(13)
Entire property
2 - 9 people
5 dormitorios
8 camas
50€ pers./noche

A Casa da Torre Branca

Santiago de Compostela

(3)
Rooms
1 - 2 people
9 dormitorios
1 cama
25€ pers./noche

Hotel Garcas

Santiago de Compostela

Rooms
122 people
2 camas
27€ pers./noche

Sarela

Santiago de Compostela

Entire property
2 - 6 people
4 dormitorios
2 camas
15€ pers./noche

Santiago de Compostela, al final del Camino

Galicia es tierra de gaitas, de mitos, de lluvia incesante que fecunda campos, de caminos y culturas que se enlazan, de ganado que campa a sus anchas, de mar chocando en los acantilados, de tradición y modernidad, de hospitalidad máxima. Y dentro de este regalo, otro: Santiago de Compostela, que une el turismo rural con el encanto de una ciudad milenaria que hechiza.  

El Camino de Santiago (por supuesto)

Hablar de esta ciudad y no hacerlo del Camino (primer itinerario cultural europeo y patrimonio de la humanidad) sería delito. Todo empezó una noche con el descubrimiento de la tumba del apóstol, bajo una lluvia de estrellas… Este hallazgo llamó gente de toda Europa y, más tarde, del mundo entero. 

Los primeros valientes de esta ruta milenaria llegaron por el Camino del Norte, resiguiendo la costa cantábrica. Poco después entró en juego el Camino Francés. Y ahora tú puedes escoger entre más vías: el Camino Inglés, el Camino Portugués, el Camino Primitivo, la Vía de la Plata y la Ruta Marítimo-fluvial del Mar de Arousa y Río Ulla. Si cuando hayas llegado a tu destino te quedan ganas de más, es muy aconsejable entroncar con el Camino a Finisterre, el “fin del mundo”. 

Eso sí, para ganarte la Compostela, tienes que ponerte en marcha por lo menos 100 kilómetros antes, si vas andando o a caballo, o 200, si vas en bicicleta. Además, si haces que tu peregrinación coincida con Año Santo (cuando la festividad del apóstol, el 25 de julio, cae en domingo) y cumples algunas cosillas más, recibes la indulgencia a todos tus pecados. (De nada.) Es muy sencillo: tú sigue siempre las indicaciones con conchas o flechas amarillas. 

¿Qué hay que hacer en la ciudad?

  • Primer paso, ¡dispara directo al corazón!: piérdete por el empedrado y la monumentalidad del casco histórico hasta dar con el bullicio de las cuatro grandes plazas que abrazan la catedral: Inmaculada, Obradoiro, Praterías y Quintana. 
  • Este es el plato fuerte: la catedral, joya románica. Entra en el templo, admira el pórtico de la Gloria, abraza el santo y goza con las caídas de un enorme botafumeiro durante las misas solemnes. Ahora perfuma las naves por liturgia y tradición, antes también por necesidad… No te vayas sin pasear por las cubiertas de la catedral, ¡regalan grandes vistas!
  • Y ahí va un auténtico y lleno de vidilla (sobre todo jueves y sábados) segundo plato (por lo de segundo lugar más visitado): el Mercado de Abastos. Solo el edificio ya va a despertar tu interés. A escasos 3 minutos te quedará la Facultad de Geografía e Historia, donde saldrás de su biblioteca, su paraninfo y su terraza cantando: “Bonito, todo me parece bonito...”
  • Aprende sus costumbres y tradiciones en el Museo do Pobo Galego, en el antiguo convento de San Domingos de Bonaval. 
  • Asómate a sus miradores: en los parques de la Alameda y de la Granxa do Xesto, en los montes Pedroso y Pío… Si vas en plan de enamorados, estos son lugares inmejorables para contemplar puestas de sol. 
  • Quédate con la boca abierta al ver la singularidad arquitectónica de la Cidade da Cultura de Galicia, en el monte Gaiás.
  • Vete de compras y tráete de vuelta algún recuerdo artesanal.
  • Vive la noche compostelana, cuando la magia otorga a la ciudad otro aire. E invócala haciendo un conxuro antes de tomarte una queimada: “...Con este fol, levantarei as chamas deste lume que asemella o do inferno, e fuxirán as meigas a cabalo das súas escobas, índose bañar na praia das areas gordas…”


Verde urbano y verde cercanías 

Santiago se nutre de parques y jardines que mudan con las estaciones: se desnudan, se colorean de otoño o de primavera, se ensombrecen para dar frescura y cobijo estival… Los más emblemáticos son los parques de la Alameda, de Belvís y de Santo Domingo de Bonaval, el robledal de Santa Susana y el Campus Universitario Sur. Una ruta del tren turístico (entre Semana Santa y octubre) te acercará a algunos de ellos. 

Por otro lado, en la Ruta de las Brañas del Sar (4,4 kilómetros, 40 minutos) recorrerás la senda de un Santigo rural siguiendo el cauce del río Sar, que te desvelará, a su orilla, el otro gran hito románico de la ciudad: la colegiata de Santa María del Sar.


Meigas: ¡habelas... hailas!, y bien alimentadas

Para abrir el apetito: quesos gallegos, jamón, cecina y embutidos del país con el siempre indispensable pan de Galicia. Y, para entrar más en materia, raciones de pulpo á feira, empanada, xoubas, carne ao caldeiro...

Nunca puedes irte de Galicia sin probar sus productos frescos del mar: pescados en caldeirada o a la gallega (con ajada) y mariscos a la parrilla o al vapor. O sus carnes a la brasa, como un fantástico churrasco de porco celta con chorizos. Todo bien acompañado con un buen vino de la tierra. Y negocio bien zanjado con una rica tarta de Santiago y un sorbito de licor café. 

Ahora que ya te sabes parte del conxuro, puedes volverlo a recitar para ahuyentar las meigas y que no te roben la comida o el apetito, porque las hay, y son traviesas.